Frank Clifford – Planetas retrógrados

El fenómeno de las fases retrógradas de los planetas es muy interesante, por un lado, por su aparente movimiento hacia atrás en el cielo, y por otro lado, también, por cómo los astrólogos perciben e interpretan esta ilusión óptica, como se ve desde la Tierra. Se ha escrito mucho sobre los ciclos retrógrados (el más famoso es el de Mercurio) y sobre la importancia de los retrógrados en la astrología horaria y eleccional. Sin embargo, se ha escrito relativamente poco sobre cómo funcionan en el horóscopo natal. Esto es sorprendente si consideramos cuánto de nuestro arte, desde el ciclo diurno (diario) hasta la danza eterna del Sol, la Luna y la Tierra, proviene de observar los cielos desde nuestro propio punto de vista.

Pero lo primero es lo primero. Cuando un planeta parece moverse hacia atrás, tenemos una ‘segunda oportunidad’ celeste de volver a visitar algún territorio antiguo, volver sobre nuestros pasos (como lo hace el planeta) y reencarrilar las cosas. Observar el ciclo retrógrado de Mercurio (durante tres semanas cada 3 o 4 meses, 3 o 4 veces en un período de doce meses) nos enseña que las áreas de vida de Mercurio (y aquellas asociadas con nuestra propia ubicación de Mercurio) encuentran retrasos, descarrilamientos y desvíos, a menudo para ayudarnos a repensar nuestras opciones. Aprendemos a valorar y practicar el prefijo ‘re’: reinvestigar, repensar, reconfirmar, reorganizar y revisar. Es el momento de darse cuenta de los deslices, corregir los errores y, cuando sea posible, mantener una distancia saludable de las situaciones de “inercia”. Pero, idealmente, debemos dejar de tomar decisiones firmes para el futuro o tomar nuevas medidas, a menos que deseemos revisarlas o renegociarlas más adelante. No es que todo salga mal bajo la fase de los retrógrados, sino que más bien, a menudo, se revela más información durante este tiempo para mostrar una situación bajo un nuevo enfoque.

Durante la fase retrógrada de Mercurio en mayo de 2009, por ejemplo, la prensa del Reino Unido reveló el flagrante uso indebido de las asignaciones y los reclamos de gastos por parte de los ministros parlamentarios. En ese momento, Mercurio se había infiltrado en Géminis, colocándose en 1 ° (tanto el planeta como el signo se deleitan en ‘salirse con la suya’), solo para volver a Tauro (ser ‘llamado a rendir cuentas’ en asuntos monetarios) y formar cuadratura con Júpiter en conjunción con Neptuno (escándalo / engaño a gran escala) en Acuario (representantes electos del pueblo). Las noticias publicadas dieron lugar a una serie de renuncias, despidos y retiradas improvisadas de la escena política.

A continuación presento una guía rápida para manejar las fases de Mercurio retrógrado, la ilusión óptica más notoria y regular:

  • Descansar, reflexionar, recargar baterías, disfrutar del tiempo de inactividad mental o descanso, retirarse de la vida urbana y obtener algo de espacio de la inercia profesional; parar y oler las rosas; evitar comprar productos de tipo Mercurio.
  • Revisar opiniones, reajustar las prioridades, verificar, reconfirmar y leer la letra pequeña (¡pero firme en la línea punteada más adelante!), tomar las decisiones que se han estado posponiendo.
  • Verificar, reorganizar, volver a explorar, reorganizar el material. Retrógrado significa “segunda oportunidad”.
  • Indagar, investigar, recopilar información, reevaluar, repensar decisiones recientes y quizás volver a un enfoque que funcionó en el pasado; evitar decisiones a largo plazo; revisar, editar, perfeccionar el trabajo y detectar errores cometidos.
  • Limpiar, realizar trabajos de mantenimiento o reparación, ponerse al día con archivos, correos electrónicos o redacción y volver a conectarse con amigos y restaurar viejas amistades.
  • Si entras en bucle, da un paso atrás y mira el problema objetivamente (función de Mercurio) y trabaja con él o sigue la corriente. ‘Esto también pasará’.

Una vez que Mercurio se vuelve directo, las cosas no avanzan realmente hasta que el planeta alcanza el grado en el zodíaco en el que se volvió retrógrado por primera vez, y esto suele ser de dos a tres semanas después de que se haya vuelto directo.

Lo que se escribe habitualmente sobre planetas retrógrados en la carta natal (con frecuencia derivado o sesgado de la astrología horaria y electiva) puede tener un efecto negativo en el astrólogo estudiante. Por ejemplo, los nacidos con Mercurio retrógrado a veces son etiquetados como estudiantes lentos o incluso “mentalmente retrasados”. En los textos históricos surgen palabras como “engaño” y “deshonestidad”. Mis estudiantes que tienen Mercurio retrógrado natal parecen aprender mejor cuando abordan un problema desde un ángulo diferente, cuando acceden y reelaboran la información visual o lateralmente. Curiosamente, al hacerlo, me han enseñado a adaptarme y enseñarles de una manera diferente (aspecto de Mercurio).

El astrólogo Robert Hand afirma que la retrogradación no destruye la influencia de un planeta, sino que lo hace ‘más adecuado para algunas situaciones’.1 He descubierto que las empresas y negocios nacidxs bajo Mercurio retrógrado pueden prosperar si se involucran activamente en trabajos relacionados con el proceso de retrogradación, y recuerdo la carta natal del sitio web de redes sociales (ahora desaparecido), Friends Reunited. Mercurio (regente de la Casa 11 de las conexiones sociales) está retrógrado en Piscis: el propósito del sitio es volver a estar en contacto (Mercurio retrógrado) con amigos perdidos (Piscis) (11), intercambiar información y, como proclama el sitio web, ‘nunca pierdas el contacto con tu pasado’.

Cuantas más cartas natales estudiamos, más nos damos cuenta de que palabras como “al revés” no ayudan al cliente, ni hacen justicia a tal ubicación. El gráfico del ya fallecido Steve Jobs, de Apple, nos recuerda lo que puede lograr un Mercurio retrógrado (casi) sin aspectos. Mercurio es su regente de carta y está en una cuadratura muy amplia con el planeta ‘maléfico’ Saturno (lo que refleja su pobre educación temprana más que cualquier falta de inteligencia). Con Apple, Jobs creó su propio “lenguaje” y usó su Mercurio (y otros planetas) con gran efecto a su manera, indirecta y particular.

Otros astrólogos ven los planetas retrógrados natales como áreas donde la promesa no se materializa por completo, o el potencial se retiene hasta más tarde. Linda Reid escribe que los retrógrados “permanecen inactivos hasta que están listos para ser lanzados en algún momento futuro”’. 2

En mi experiencia, un planeta natal retrógrado (salvo los planetas exteriores) puede estar completamente comprometido desde bien temprano en la vida, quizás demasiado temprano, antes de que esté presente la madurez o la autoconciencia necesaria para manejarlo, solo para que se cumpla esa promesa “en espera” mientras nos ponemos al día en otros niveles. Más tarde, se nos brinda una segunda oportunidad para explorar y beneficiarnos del potencial del planeta, pero sobre una base más segura y sólida. El planeta se detiene, se gesta (es subyugado, incluso) hasta que estamos listos para manifestarlo y trabajar con él de la manera que mejor nos sirva. De hecho, el planeta florece completamente más tarde, quizás una vez que hayamos reconocido nuestro verdadero propósito (el Sol).3 Y de hecho, astronómicamente, la retrogradación depende de la relación del planeta con el Sol vistos desde la Tierra. Una de las astrólogas modernas que ha escrito mucho sobre el tema de los planetas retrógrados en la carta natal es la aclamada astróloga Erin Sullivan.4

Venus retrógrado en la carta natal sugeriría algún tipo de experiencia temprana de los principios venusianos (por ejemplo, casarse temprano) pero luego supondría volver a este tema más adelante en la vida de una manera más estructurada y madura (por ejemplo, una segunda oportunidad en el amor). Saturno está retrógrado durante el 36,5% de su ciclo, pero, cuando está retrógrado y es prominente en una carta, puede sugerir que asumimos cargas o responsabilidades parentales tempranas en la vida y debemos esperar para realizar nuestras ambiciones personales más adelante. El astrólogo Noel Tyl escribe sobre un legado de sentimientos de inferioridad debido a la falta de una figura de autoridad en la infancia -o a la presencia de una autoridad tiránica-, y a “una pausa incorporada en el desarrollo para aprender algunas lecciones muy difíciles”. 5

Un planeta retrógrado adquiere mayor importancia cuando se coloca en una posición clave, por ejemplo, en un ángulo o como un planeta solitario o un “asa”. Este es el caso del horóscopo de la estrella infantil Shirley Temple, que presenta a Saturno retrógrado como asa en su carta natal.

He trabajado con clientes que tienen cuatro o más planetas retrógrados. Según las Tablas de fenómenos planetarios de Neil Michelsen (ACS, 1993), aproximadamente el 14 por ciento de las personas nacidas en el siglo XX tienen cuatro planetas retrógrados; El 5 por ciento tiene cinco; y el 1 por ciento tiene seis. Mis clientes a menudo dicen que sienten que gran parte de su vida parecía estar “en suspenso” o que han dejado de lado los objetivos o talentos iniciales y se han conformado con la “vida real”. Sin embargo, la promesa inherente a estas ubicaciones es una segunda oportunidad para explorar y establecer ambiciones tempranas más adelante en la vida.

Sería conveniente tener una idea de cuándo tiene lugar esta segunda oportunidad (por ejemplo, bajo un tránsito en particular o cuando un planeta cambia de dirección por progresión), pero no parece haber un desencadenante predecible o una edad determinada en a la que ocurre esto.

Un gran número de celebridades con cuatro o más planetas retrógrados han tenido períodos iniciales de éxito, a veces prodigiosos, solo para enfrentar una larga pausa antes de desarrollar una base profesional más sólida y una trayectoria más firme. Un número sorprendente, incluidos la princesa Diana, Karen Carpenter y James Dean, han muerto jóvenes; sus vidas se truncaron antes de poder aprovechar un segundo período más estable. ¡Pero no infiera que tener muchos retrógrados natales sugiere una muerte temprana!

Consideremos la historia de la reina del retorno, Cybill Shepherd, quien comenzó como modelo, se convirtió de la noche a la mañana en una sensación de Hollywood a los 21 años y luego regresó a Memphis a los 28 años, se casó, tuvo un hijo y abandonó el negocio del cine. Resurgió a mediados de los 30 con sus mayores éxitos en la televisión: primero “Moonlighting” y luego como estrella productora ejecutiva de su propio programa de comedia, “Cybill”. Shepherd tiene seis planetas (Venus, Marte, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón) retrógrados (y una Luna vacía). Una pausa seguida de una segunda oportunidad más sólida también tuvo lugar en su carrera como cantante: Cybill grabó algunos álbumes pero colgó el micrófono cuando los críticos la atacaron. Más tarde, regresó como una cantante de jazz mejor y más segura y reanudó su carrera discográfica.

 

Notas

  1. Robert Hand, Horoscope Symbols, Whitford Press, 1981, pág. 42.
  2. Linda Reid, Astrología paso a paso, Canopus, 2001, p. 113.
  3. Estas ideas fueron estimuladas por mis discusiones con Lois Rodden, quien había escrito sobre el tema en Money: How to Find It with Astrology, Data News Press, 1994.
  4. Para una exploración completa de la retrogradación, vea el perspicaz volumen de Erin Sullivan, Planetas retrógrados: atravesando el paisaje interior, Arkana, 1992.
  5. Noel Tyl, Síntesis y Consejería en Astrología: El Manual Profesional, Llewellyn, 1994, p. 39.

Tomado de Getting to the Heart of Your Chart: Playing Astrological Detective por Frank Clifford (Flare, edición de 2017).

 

Translated by: Itziar Azkona

Categories

Recent Posts